Opinión: Un Arco Iris Que Se Puede Saborear a La Michoacana

Chris DiMeo

WK-CHEW

English | Español

¡No ha terminado el verano todavía! Si se está triste por el fin de estos meses coloridos y emocionantes, no se preocupe, porque ya se puede disfrutar el color y el dulzor del verano a La Michoacana.

Advertisement

Ubicada en Buckhead Plaza en Campbell Lane, La Michoacana es una heladería pequeña que sirve postres auténticos de México. Su menú varía entre una gama de sabores de helado, a paletas hechas con fruta natural, a una bebida original que se llama “mangonada” y más. Asimismo, el interior de la tienda refleja esta mezcla diversa con colores y luces brillantes en todas las paredes y, claro, helado y frutas de cada color exhibidos detrás del mostrador.

Primero, el helado es un clásico y ¿qué es un viaje a una heladería sin un helado? Entonces, tuve que probar el helado a La Michoacana antes de cualquier más otra opción. Ofrecen casi cualquier sabor pueda imaginar, de estos que se encuentran en cada heladería típica de los Estados Unidos, como vainilla, chocolate o los pedacitos de chocolate, a también muchos sabores específicos de México; por ejemplo, el “Twinkie mexicano” o el ron con pasas. Mientras se debe advertir que el helado no contiene tanto sabor de crema o azúcar como es normal en los estados unidos, disfruto más este sabor ligero porque no me siento culpable después de comerlo.

Sin embargo, en mi opinión, los postres a La Michoacana más memorables de todos fueron las paletas. De este tentempié sirven dos tipos, de fruta y de chocolate, y los dos son obras de arte. Las paletas de fruta son hechas con 100% de fruta natural, según su sitio de web, y las pruebas son las piezas enteras de fresas, mangos, kiwis y más que son enterradas en la paleta para crear una mezcla sumamente hermosa de color. Asimismo, el otro tipo está cubierto en una capa de chocolate y después espolvoreado con las chispas, el coco y otros ingredientes coloridos que, por supuesto, capturan la imaginación.

Además, esta heladería es única porque es igualmente accesible a mexicanos, latinoamericanos y norteamericanos en el modo que todos los empleados hablan español y al menos un poco de inglés.

En resumen, con su variedad de postres tradicionales e innovadores, combinado con su ambiente colorido y diverso, hace de La Michoacana una experiencia disfrutable para todos; si se es un experto en los postres mexicanos y un hispanohablante, o si se quiere probar algo nuevo por primera vez, ¡hay un postre que se está invitando a La Michoacana!